¿Te cuesta gestionar la frustración y no sabes cómo hacerlo mejor?

Nuestro día a día está repleto de situaciones que nos llevan a desesperarnos por no saber gestionar (mejor) nuestra frustración. 

Piénsalo: 

  • Repetir lo mismo una y otra vez y no conseguir que cale el mensaje. 
  • Mandar correos completos que da la sensación que nadie se los ha leído por la  respuesta que te llega. 
  • Tratar de hacer mucho, teniéndolo todo perfectamente planificado y que finalmente nada resulte como esperabas.

¿Te suena? 

La frustración es una emoción que nos bloquea para que no sigamos realizando las mismas acciones que no han tenido resultados. 

En realidad la frustración viene a nosotros con un mensaje claro: puedes hacerlo mejor tomando nuevas decisiones. 

Pero en lugar de eso solemos buscar culpables: o bien me culpo a mí mismo, a otros o incluso a algo abstracto. 

Cómo ayuda una intervención estratégica a transformar la frustración

En muchos casos debajo de una emoción de frustración se esconden creencias de identidad como «no puedo», «no soy capaz», «a otros les sale pero a mi no»…
 
Por eso una Intervención Estratégica es eficaz en estos casos porque es como cirugía emocional yendo a la raíz del problema.
 
Y es que su efectividad está en que descubre con rapidez el momento en que se generó el problema.
 
Así, una vez descubres eso entonces los resultados son profundos y duraderos de manera que puedes solucionar problemas muy antiguos con rapidez y eficacia.
 

¿Qué pasos tengo que seguir para gestionarla yo?

Hoy te traigo 5 pasos que te ayudarán a gestionarla mejor: 

Paso 1 – Reconoce la emoción

Lo ideal es hacerlo en cuanto aparezca.

Si te descubres teniendo ataques de ira explosivos o de repente te inunda una tristeza que no sabes de dónde viene es muy probable que estés haciendo frustración. 

Paso 2 – Encuentra su origen

Como te decía es en este paso en el que te puede ayudar una intervención estratégica, para saber cuál es la base de ese sentir, porqué está apareciendo. 

Paso 3 – Busca alternativas

Ya sabemos que lo único que quiere la frustración es que busques una mejor solución, así que aísla la estrategia que has estado utilizando hasta ahora y busca otra con la que sustituirla.

De hecho mi recomendación es que no busques solamente una alternativa, ya que quienes tienen 3 o más opciones de solución acaban dando con la buena. 

Paso 4 – Decide cómo vas a actuar ahora

Teniendo varias alternativas ahora disponibles elige cuál es la siguiente que vas a poner en marcha. 

No se trata de acertar a la primera sino de seguir avanzando. 

Paso 5 – Revisa los resultados

Ten en cuenta que si la nueva alternativa no da los resultados que queremos no es un fracaso, algo habremos aprendido que seguro nos deja más cerca del objetivo. 

Resumen

Mi recomendación para trabajar la frustración es vivir una intervención estratégica y también tener en cuenta estos 5 pasos:

  1. Reconoce la emoción 
  2. Encuentra su origen
  3. Busca alternativas 
  4. Decide cómo vas a actuar ahora
  5. Revisa resultados

Y ahora cuéntame, ¿cuál es ese momento en el que a ti más te afecta la frustración?

Me encantará leerte. 

Al compartirlo llega a más personas a las que también puede ayudar:

Contenidos